• De Mano a Mano AC

Lo que aprendí de San Lucas Colucan

Por Arturo Sepúlveda

“Un ser humano y un equipo necesitan dar sentido a lo que hacen, tener claro el porqué y para qué de los actos que compone su vida cotidiana. El sueño no es un lugar para quedarse, si no un motor que nos pone en marcha” Jorge Valdano


He aprendido con el paso de los años (algunas veces a golpes) que darle sentido a tu vida no implica tener dinero, el mejor auto, la mejor casa, la mejor ropa, y cualquier cantidad de cosas superficiales que te mantienen sumido en un vacío incómodo, sin rumbo y que lo único que te provoca es inestabilidad.


La vida ha sido muy justa conmigo, el éxito me lo gané pero el fracaso también.


Cuando me invitaron a sumarme como voluntario a De mano a Mano, lo primero que me llegó a la mente fue que, aún en los momentos más complicados de mi vida, alguien allá arriba, solo me estaba dando la oportunidad, las herramientas y la fuerza para seguir creciendo como persona y que era el momento de regresarle un poco a la vida lo mucho que me ha dado.



Con esto no espero, ni pretendo que la vida o Dios me regresen el doble de apenas de lo que estoy pagando, simplemente es un GRACIAS a todo lo que hoy tengo y a todo lo que hago en el aquí y en el ahora.


Llevo tres semanas como voluntario y puedo decir que de la gente de San Lucas Colucan, Puebla, he aprendido más de ellos que ellos de mi.


Los albañiles dejan su alma y corazón en el esfuerzo que ponen por ver su pueblo reconstruido. No necesitan más, solo ver que sus familias tienen un lugar donde vivir.

La sonrisa de Mamá Coco es mágica, llena de vitalidad, y aún con su cuerpo pagando factura por los años, se pone en pie, orgullosa de lo que es, una mujer que a pesar de la adversidad conserva su espíritu de grandeza.


Un balón de futbol profesional, ese que para nosotros que tenemos la posibilidad de relacionarnos con el día a día, a los niños del pueblo les regresa la ilusión de soñar por un futuro mejor.


Ese pequeño estanque en el pueblo, es el epicentro donde el valor más importante en la vida, que es la familia, es el centro de reunión para ellos. No quieren lujos, solo un poco de sol, estar cerca de los que aman y sacudir por unas horas el cansancio que genera la semana por mantenerse en pie.



“Buenos días”, “Gracias”, “Bienvenidos” son las palabras que escuchas de todo aquel que te encuentras en San Lucas. Nos hemos olvidado de estas palabras en nuestra vida diaria que ellos nos recuerdan que la amabilidad tiene sentido, te cambia el día y te genera sensaciones diferentes.


Las mujeres y su excelsa comida. Que cosa tan exquisita he probado en las últimas semanas. No es la sal, ni los condimentos lo que la hacen diferente, es por el cálido recibimiento y el amor que le ponen sábado a sábado para regresarnos la energía de las horas de trabajo.


El paletero, Don Aurelio, quizá de unos 80 años, con su sombrero para protegerse del sol, y eterna amabilidad llega cargado de ilusiones dispuesto a vender sus paletas y se va renovado, motivado, feliz, por sus casi 1500 pesos de venta a la semana que le dan para comer en a su familia y a seguir produciendo su negocio. Que hombre tan más INCREIBLE.



¡Gracias a San Lucas Colucan!

¡Gracias por permitirme ser parte de ustedes!

¡Gracias porque en tres semanas me han compartido su vida!

¡Gracias porque me siento mejor persona!

¡Gracias porque he conocido personas EXTRAORDINARIAS!

¡Gracias por su sonrisa!

¡Gracias por sus sueños!

¡Gracias por reafirmar mis valores!


Y hablo por todo el grupo. ¡GRACIAS! Hoy somos personas diferentes. ¡GRACIAS a ustedes San Lucas Colucan!

  • Facebook - White Circle
  • Instagram - White Circle
  • Twitter - White Circle
  • YouTube - círculo blanco

CONTACTO

Directora operativa, donativos monetarios y en especie, voluntariado: María Gárate 55 3428 8839

Cofundadora y Presidenta: Lizeth Castro 55 4455 7942

Secretaria y presidenta del patronato: Beatriz Garza 

paypal.png

© Copyright 2019 by De Mano a Mano AC powered by design:success